En los últimos 18 meses somos unos 3.400 compañeros menos en la entidad.

Justificados por una restructuración del negocio, que iba acompañada de una redistribución de tareas, con un fuerte cambio tecnológico, direccionamiento de los clientes a los canales digitales y un cierre de oficinas. Una revolución para la que sobraba mucha gente.

 

Actualmente nos encontramos:

  • El cambio tecnológico no ha llegado, las tareas son imposibles de gestionar al día.
  • Se ha incrementado los servicios a los clientes, véase el aumento de los horarios de caja.
  • Los objetivos han sufrido un fuerte aumento, parece que los que quedamos tenemos que hacer los nuestros y también los objetivos de los que se han ido.
  • Las vacaciones son imposibles de programar y por lo que parece mucho mas complicado es poder hacerlas.

Como siempre a pagarlo la plantilla, y como siempre, estamos cumpliendo con creces.

 

Desde Cuadros Fine pedimos:

  • Que se implementen de una vez todos los cambios que tenían que facilitar nuestras tareas.
  • Si hay que ofrecer mas servicios, que se aumente el personal para cubrirlos.
  • Unos objetivos reales y asumibles, que se puedan cumplir.
  • Con un variable bien planificado, que no se tenga que reducir a final de trimestre, que este adecuado a todo tipo de puestos y de oficinas.
  • Las vacaciones son un derecho, la empresa debe poner medios para poder disfrutarlas, no puede ser que tengamos que pagar los platos rotos los que nos quedamos.

 

¡NO SOLO TIENE QUE CUMPLIR LA PLANTILLA..!